“En ocasiones se usa a los menores para dañar a la mujer”

1398716428_042503_1398716652_noticia_normal

Liliana Orjuela, coordinadora de Derechos de la Infancia de Save The Children

La psicóloga Liliana Orjuela, coordinadora de Derechos de la Infancia de la organización Save The Children, cree que faltan mecanismos de protección y de ayuda para los hijos de las mujeres que sufren malos tratos. Su organización, que lleva años analizando la realidad de niños que viven situaciones de violencia, denuncia que apenas hay estadísticas sobre estos casos y que las autoridades no siempre valoran la situación de los menores en los procesos de custodia.

Pregunta. ¿Cuántos niños viven la violencia hacia sus madres en casa?

Respuesta. Las estimaciones que surgen de las encuestas a las mujeres dicen que son más de 800.000 en España, pero es una estimación. No hay una estadística concreta de cuántos menores viven en hogares donde se produce violencia de género. Además, cuando la mujer entra en el sistema de protección no se recaban datos sobre sus hijos, sus edades, sus características. Los niños desaparecen. Se vuelven invisibles y eso impide saber cuántos son, qué les ocurre, qué necesitan… Sin saber esto no podemos saber cuáles son las mejores medidas para protegerles.

P. ¿No están protegidos?

R. Hace años que venimos señalando la necesidad de establecer medidas específicas de protección para atenderles, porque a pesar de que son reconocidos en la ley integral contra la violencia de género, no hay ningún desarrollo normativo para ellos. Todo se supedita a sus madres, y eso hace que se produzcan muchos casos de desprotección. Incluso si las mujeres entran en un recurso asistencial, porque en ocasiones se las separa de sus hijos cuando estos cumplen una determinada edad.

P. ¿Qué medidas fallan?

R. No hay coordinación entre los recursos para víctimas de violencia de género y de protección a la infancia. Además, en los procesos por violencia de género en los que se deciden las visitas o las medidas especiales no siempre se tiene en cuenta su situación y la relación que tienen con sus padres. Los niños también forman parte de la situación de violencia de género; y, en ocasiones, son instrumentalizados para hacer daño a la mujer. Eso hay que tenerlo muy en cuenta. Falta formación para los jueces, y los profesionales que trabajan en estos casos. Las autoridades deben analizar que hay factores de riesgo para que ellos también se conviertan en víctimas de maltrato y violencia, se deben analizar los patrones violentos de sus progenitores, su impulsividad… Hay que valorar cómo ha ejercido el padre su paternidad y también el papel que ha jugado el niño dentro de la situación de violencia.

P. ¿Qué secuelas tendrán?

R. Son niños que han crecido bajo patrones de desigualdad y con miedo. Eso afecta a su desarrollo emocional, social, cognitivo y académico; y les puede llevar a repetir todo lo que han vivido en casa, tanto en el papel de agresor como para volver a sufrir malos tratos. Y faltan recursos dedicados a colaborar en su recuperación.

María R. Sahuquillo | Madrid

Link a enlace http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/04/28/actualidad/1398716428_042503.html

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s