Tiempo, justificaciones y recomendaciones

487550_418035241590414_980793058_nTal vez no corran buenos tiempos para liderar o más bien seguir liderando la idea de promover una igualdad sostenible, sabiendo y entendiendo siempre que el hombre será siempre hombre y la mujer será siempre mujer. Es decir, la mujer en su postura de luchar por los derechos de libertad y equilibrio entre la sociedad todavía patriarcal, no está buscando parecerse a un hombre sino en lograr afianzar en esa sociedad que tanto hombres como mujeres nacemos en misma libertad y expresión de condiciones.

Lo que ocurre es que ya desde la antesala de incluso antes de nacer se marcan unos estatus o principios respecto a diferenciar claramente entre “machos” y “hembras”.

La violencia de género será erradicada en cuanto esa diferencia, de mayor o menor alcance entre hombres y mujeres deje de ser objeto de debate, de promulgar leyes y también de intentar derogar otras y pase a ser un ejemplo activo llevado a la práctica.

Hace veintinueve años se aprobaba en El Congresos de los Diputados la Ley de Despenalización Parcial del Aborto en la Ley Orgánica 9/1985, aprobada el 5 de julio de 1985.

En 2009 se tramitó la reforma de esta Ley y el 5 de julio de 2010 se decretó la Ley Orgánica 2/2010 de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo que tiene la finalidad de garantizar los derechos fundamentales respecto a salud sexual y salud reproductiva establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), regular las condiciones de la interrupción voluntaria del embarazo y establecer las correspondientes obligaciones de los poderes públicos.

Y en la actualidad el Gobierno español pretende modificar la ley del aborto para que “las mujeres vuelvan a tener que justificar su decisión”.

Con lo expuesto no pretendo promover o dejar de promover el aborto, a lo que hago referencia es a las vueltas y más vueltas que se le da a una Ley sobre un derecho que le corresponde plenamente a la mujer, apoyada o no por el sector masculino, creo que hasta el día de hoy una gestación es llevada a su fin por una mujer, y no pretendo tampoco dejar de lado la parte que ha de poner el hombre hacia tal efecto, pero el hecho último es repercusión absoluta de la mujer, y si tanto polémica repercute sobre una Ley, la misma polémica y discusión de debate debería provocar el tema de la Ley de Igualdad, donde se llega a un punto en el que más que una Ley se habla de “recomendación” para conseguir la paridad, así como la Ley Orgánica 1/2004 sobre Violencia de Género donde en tantas ocasiones no se llega a cumplir en su totalidad.

Dicho esto tan sólo reiterar que es por ello que la lucha contra la violencia de género no es un problema que hay que enfocar desde el exclusivo maltrato sino desde todo aquello que afecta y hace exclusión de alguna manera los derechos plenos de una mujer, aquí no se está haciendo referencia a cuestiones políticas sino a lo que existe por escrito pero que apenas sabemos distinguir si existen y/o se llevan a cabo de manera real.

Cabe suponer y también mencionar, que cada vez esta Ley contra el maltrato es más efectiva y los organismos y administraciones van contando cada vez con más recursos y sobre todo más formación.

La igualdad, lucha por esa igualdad y en consecuencia de esa igualdad conseguir erradicar la violencia de género, no es una tarea contributiva sino un DEBER absoluto.

Fuentes consultadas: noticias.juridicas.com, sociedad.elpais.com y mujeryempresa.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s