Ser madre sin pareja masculina cuesta entre 1.000 y 8.500 euros

  • Muchas mujeres sin pareja o lesbianas recurren a la reproducción asistida
  • La sanidad pública dejará de financiar estos tratamientos a finales de mes
  • Las clínicas privadas de reproducción tienen una amplia variedad de tarifas
  • El precio final depende de la edad, la técnica, el número de intentos…

1334232091_2

A partir de septiembre, la sanidad pública sólo financiará los tratamientos de reproducción asistida a las mujeres con un problema médico de esterilidad; lo que excluirá de hecho a las mujeres sin pareja masculina. Pero, ¿cuánto cuesta la maternidad asistida? ¿Cuánto tendrán que pagar de su bolsillo las mujeres solas o lesbianas que deseen ser madres?

Rosa Maestro, madre soltera por técnicas de reproducción asistida y creadora del colectivo Madres solas por elección (masola) explica a ELMUNDO.es que la opacidad de las clínicas privadas para facilitar precios se debe, sobre todo, a la diferencia que existe entre unas y otras. Aún así, desde su asociación han estimado el coste aproximado de la maternidad, un precio que ella misma tuvo que pagar por decidirse a ser madre soltera a una edad (38 años) en la que era arriesgado intentarlo en la sanidad pública -que hasta ahora limitaba los tratamientos a los 40 años con independencia de si se tenía o no pareja masculina-.

Ser madre sola o sin pareja masculina a partir de ahora (excepto en las comunidades ‘objetoras’ que ya han anunciado que seguirán cubriendo los tratamientos) tendrá un coste de entre 1.000 y 8.500 euros por intento, ya que hay que destacar que la eficacia de estas terapias no supera el 50% e incluso puede ser menor en mujeres mayores de 38 años.

La opción más económica, y también la menos eficaz, es la inseminación artificial con semen de donante cuyo precio oscila entre los 700 y los 900 euros. “A ello hay que añadir las muestras de semen, que cuestan entre 300 y 400 euros”, subraya Maestro. Si la mujer tiene menos de 38 años se intentará hacer la inseminación coincidiendo con el ciclo natural pero, si es mayor, se intentará aumentar la producción de folículos con fármacos hormonales cuyo coste oscila también entre los 300 y 400 euros.

Si la inseminación artificial no funciona (normalmente se recomiendan dos o tres intentos, según la edad de la futura mamá), el especialista en reproducción asistida suele recomendar el siguiente paso: la fecundación in vitro (FIV). En este caso, el coste se dispara.

El precio oscila, según la clínica, entre los 3.000 y los 6.000 euros, a los que hay que sumar diversas pruebas diagnósticas. “Si tu ginecólogo quiere, se pueden hacer por la Seguridad Social”. Por supuesto, la muestra de semen de donante también se necesita en este caso y la medicación hormonal es requisito imprescindible y es más cara que la que se prescribe para la inseminación, por lo que el coste puede rondar los 700 euros, siempre según ‘Masola’.

Existe una alternativa aún más cara, para aquellas mujeres cuyos óvulos no son válidos para fecundar y no consiguen quedarse embarazadas. Es la FIV con óvulos de donante, cuyo coste sube a 5.000-8.000 euros, a los que hay que sumar los ‘extras’ ya detallados.

Desde hace unos años, existe una alternativa más barata para estas últimas pacientes que van a dar a luz a un niño con semen y óvulos de donante. Se trata de la adopción de embriones, cuyo precio se ‘reduce’ a unos 3.000-5.000 euros.

La asociación ‘Masola’ dispone de distintos acuerdos con clínicas privadas de reproducción asistida que bonifican a las mujeres solas o sin pareja masculina con hasta un 20% de descuento.

Maestro comenta que, incluso antes de la modificación propuesta por parte del Ministerio de Sanidad, el porcentaje de mujeres solas o lesbianas que acudían a la sanidad pública a someterse a técnicas de reproducción asistida era muy pequeño y que, además, se pagaban en muchos casos de su propio bolsillo la muestra de semen de donante. “No creo que supusiera un gasto extraordinario [para las arcas públicas]”, apunta.

Por esta razón, Maestro no tiene dudas de que la novedad aprobada la semana pasada se trata de un recorte ideológico. “Si no fuera así, se hubiera hecho en función de la renta”, apunta. Desde ‘Masola’ se ha creado una plataforma ‘on line’ para pedir la derogación de la norma que limitará la reproducción asistida en la sanidad pública a parejas heterosexuales con un problema médico de esterilidad.

Ainhoa Iriberri | Madrid

Link a enlace http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/08/12/noticias/1376319584.html

A través de CLUB KRAV MAGA Valladolid

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s