Prostituidas y trabajadoras sexuales

iris1 (1)

Foto: Sebastian Faena. Modelo: Iris Strubegger. V Magacine Size Issue, 2010

 

Etre sans convictions à l’égard des hommes et de soi-même, tel est le haut enseignement de la prostitution, académie ambulante de lucidité, en marge de la société comme la philosophie.

 Emil Cioran (1911-1995)

Encontré este aforismo de Cioran en el blog de Montse Neira, que defiende la prostitución como un trabajo. He aprendido de sus reflexiones, de la información que suministra, de los vínculos que recomienda, pero no creo que esa causa sea sencilla: el trabajo sexual no es una práctica mercantil fácil de regular. De hecho, ningún tratamiento normativo ha resultado satisfactorio, ni existen demasiados indicadores compartidos sobre lo qué sería satisfactorio. Hasta hace poco solíamos decir que existen tres políticas públicas en materia de prostitución: el prohibicionismo que penalizaba a todos los que participan en la actividad, el abolicionismo que sólo penalizaba a inductores y proxenetas y la regulación que legalizaba la actividad, reglamentándola. Y a los tratamientos tradicionales se ha sumado el modelo nórdico que penaliza a todos los que participan excepto a la prostituta.  De modo que no faltan modelos, pero ninguno parece obtener resultados satisfactorios.

Los países que han prohibido el trabajo sexual (como la mayoría de los Estados Unidos) no han conseguido que desaparezca, los abolicionistas (como Francia, aunque la persiga en la vía pública) no han conseguido convencer a las prostitutas de las ventajas de cambiar de ocupación y los partidarios de la reglamentación (como Holanda o Alemania) no han impedido la subsistencia de un mercado negro, en parte delictivo. Ni la mejor ingeniería social del mundo -la nórdica- ha logrado atajar el problema después de tipificar como delito la demanda de servicios sexuales, el proxenetismo y otras colaboraciones, y considerar a la prostituta como una víctima. Es decir el putero es un delincuente y la prostituta su víctima. Con eso, la prostitución de via pública, que ya era insignificante en países como Suecia, ahora es imperceptible, pero está por ver si la actividad total ha disminuido. En cualquier caso se ha incrementado la contratación a través de Internet y, en la demanda subsistente, la proporción de marginales, raros y parafílicos parece ser mayor. Es decir, la criminalización ha disuadido a los puteros más socializados, a los más normativos. ¿Y España? Oficialmente es abolicionista y, en la práctica, tolera sin regular una industria del sexo que parece en expansión.

Esta resistencia de la prostitución a cualquier normativa parece surgir de una selva de pulsiones psicológicas y sociales en la que se enredan muchos debates. Y cada pais tiene su propia selva, pero en el nuestro no se realizan muchos esfuerzos para desbrozar ese terreno con datos. Somos un país que tiende a legislar sin estudio previo ni evaluación posterior, y así nos va. Construimos aeropuertos de pocos vuelos, autovías de pocos coches y administraciones solapadas pero, eso sí, ahorramos en perejil y en estudios. Hace unos meses, comentando el informe parlamentario de 2007 dedicado a estudiar “la situación actual de la prostitución en nuestro país” (versión completa, aquí) ya dije en este mismo blog que sus Señorías reconocían de manera unánime la falta de datos, pero eso no les impedía afirmar que “…a los efectos de la intervención del Estado nada aporta la distinción entre prostitución libre o forzada…”. Cuando resalté esa falta de datos y esa conclusión disparatada, un lector, Cliente X, añadió con razón que el informe parlamentario incluía también una serie de comparecencias que lo enriquecían. Y es cierto; la variedad de enfoques debe destacarse: alrededor de 80 personas de todo el espectro ideológico y de diversas profesiones relacionadas con la prostitución informaron sobre el tema a la comisión parlamentaria, exponiendo su experiencia, y aportando en ocasiones datos específicos sobre su práctica profesional, pero ese despliegue de datos no representativos realzaba aun más la insuficiencia de la información básica sobre la prostitución en España. Es decir, se necesitan más datos sobre la demanda, sobre la oferta, sobre el proxenetismo cohercitivo y sobre eso que los juristas denominan la tercería locativa, o sea sobre la logística del negocio, de la gestión de locales a los servicios de soporte. Se necesitan más datos sobre la trata y el tráfico, se necesitan más datos  sobre los valores sociales que subyacen a la estigmatización…

Prostitucion_Boqueria2

Foro: Edu Bayer, Prostitución en la Boquería, EL PAIS, Barcelona, 2009

BIZIBERRI: GUERRA Y PAZ ENTRE SEXOS

CRÓNICAS DE LA MUGA

Edición sobre tallas. Texto original: “In Barcelona, Public Nudity Is Not Only Accepted, It’s Encouraged. Supermodel Iris Strubegger Exercises Her Right To Bare All. Proving That Skin Is Always In And Confidence Is Always Required.”

Link a enlace http://guerra-y-paz-entre-sexos-cronicas.blogspot.com.es/2011/07/los-discursos-sobre-la-prostitucion.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s