“Siempre ha existido”

Violencia de Género

Creo haber hablado alguna vez por encima sobre este preocupante tema. Salvo que ahora lo voy a profundizar un poco más.

La violencia domestica y de género siempre ha existido. En el seno de las familias tradicionales de hace cuarenta años cuando estaba mal visto divorciarse, o estaba peor visto poner una denuncia sobre estas graves incidencias, podían existir casos estremecedores de violencia contra la mujer más allá de lo que son ahora. La naturaleza de los hombres es simple, en el legado genético encontramos las respuestas a porque ocurren estos fenómenos, fenómenos por supuesto previsibles y con posibilidad de prevenirlos. Empecemos diciendo que las familias que han sido menos liberales, o de pequeños concebían como normal el uso de la violencia entre sus progenitores o sobre sus mascotas, corre más riesgo de ser un maltratador. Ahí es donde hay un leve componente genético; pues somos animales, y si usamos las partes más primitivas corremos el riesgo de volvernos primitivos. Así el hombre, es un animal celoso, de pensamiento simple y de emociones sexuales y sentimentales sentidas de otro modo muy distinto, pues en la evolución quedó forjado que el hombre sintiera así de intensamente para asegurarse que no cuidaba las crías de otro macho ¿Se entiende, verdad? Al igual que las mujeres, genéticamente están más predispuestas a buscar genes más fuertes para su descendencia. Esto en la vida animal es exactamente igual que en la humana. Hoy día hay personas que parecen más animales que humanos, y no lo digo en un sentido nefasto y negativo, lo digo por principios morales y de educación que dejan mucho que desear, mostrándose más competitivos de lo normal y siendo mucho menos generosos, corren riesgos de ser maltratadores de mujeres; pues creerán que es una propiedad exclusiva, y encima puede que recuerde ese sentimiento genético de no querer cuidar las crías de otros…

La mujer maltratada de hoy tiene muchas salidas (Por lo menos en España) donde la ley la ampara desde hace relativamente poco, y hay mecanismos legales que bien usados junto a medidas de autoprotección le garantizarán una calidad de vida óptima.

Primero de todo, la mujer maltratada tiene estos derechos:

1. El uso y disfrute de la vivienda, el mobiliario y el ajuar familiar.

2. La atribución de la guarda y custodia de sus hijos/as menores.

3. La suspensión del ejercicio de la patria potestad

4. La suspensión del régimen de comunicaciones, visitas y estancias del padre con los hijos/as o la forma en que éste debe llevarse a cabo, por ejemplo, a través de un Punto de encuentro.

5. La fijación de una prestación de alimentos.

6. Cualquier otra medida que sea necesaria para apartar a los/las menores de un peligro o evitarles perjuicios.

7. La protección con escolta (Si hay riesgo muy grave)

-Derecho a ser parte en el procedimiento penal: el ofrecimiento de acciones. Se realiza a través de su personación en las actuaciones penales como “acusación particular”; para ello, deben nombrar un abogado/a en defensa de sus intereses y un procurador/a para su representación.

-Derecho a la restitución de la cosa, reparación del daño e indemnización del perjuicio causado.

-Derecho a recibir información sobre las actuaciones judiciales.

-Derecho a la protección de la dignidad e intimidad de la víctima en el marco de los procedimientos relacionados con la violencia de género.

-Derecho a acceder a las ayudas económicas previstas para las víctimas de delitos violentos y contra la libertad sexual.

-Derecho a autorización de residencia temporal por razones humanitarias.

-Derecho a la escolarización inmediata de los hijos e hijas en caso de cambio de residencia por causa de violencia de género.

-Derechos específicos de las mujeres extranjeras:

Si son titulares de una autorización de residencia por “reagrupación familiar” vinculado al permiso de residencia de su cónyuge agresor, podrán solicitar y obtener una autorización de residencia temporal independiente, una vez dictada a su favor una Orden de protección. Si se encuentran irregularmente en territorio nacional, y siempre que haya recaído sentencia por la comisión de un delito de violencia de género en la que se acredite su condición de víctimas, se les podrá conceder una autorización de residencia temporal por razones humanitarias. Además, podrán presentar la solicitud de dicha autorización de residencia desde el momento en que se hubiera dictado a su favor una orden judicial de protección, dejándose, en su caso, en suspenso, el procedimiento administrativo sancionador que pudiera estarse tramitando en relación con dicha situación irregular.

Podrán obtener la condición de refugiada las mujeres extranjeras que huyan de su país de origen debido a un temor fundado a sufrir persecución por motivos de género.

Las mujeres extranjeras víctimas de violencia de género que no tengan autorización de trabajo y se encuentren legalmente en España, pueden ser informadas en la Oficina de Empleo del Servicio Público de Empleo que les corresponda, sobre sus derechos para inscribirse como demandantes de empleo y tener acceso a las acciones de formación y de intermediación laboral, así como a la Renta Activa de Inserción.

Teléfono contra los malos tratos: 016

Todos estos derechos, los podrá gestionar si denuncia. Si usted conoce alguien que esté sufriendo esta violencia, no dude en comunicarlo a las autoridades que toquen.

Desde la visión criminológica hay un perfil que siempre se repite, y es muy conciso:

El agresor:

-Es celoso.

-Es dependiente de alguna manera u otra de la pareja.

-Tiene sentimientos contradictorios.

-Tiene muchas carencias escondidas que no se ven a simple vista.

-Confiado de si mismo y de la pareja y que no va a ser abandonado.

“Por estos motivos las rupturas con los maltratadores son tan complicadas… Suelen usar la venganza, al igual que un sentimiento de traición. Lo mejor es ser asesorado por especialistas del maltrato y de la seguridad pública.”

La víctima:

-Ausente de cariño y afecto (Sobre todo cuando son MUY dependientes ambos)

-Se sienten poco valoradas y limitadas, pues les gustaría hacer más cosas y se sienten cohibidas.

-Tienen miedo al fracaso y a la soledad.

-Falsa idea de la pareja y distorsión de prioridades, así ven de un modo irreal lo que tendría que ser una pareja y piensan “primero los demás, luego yo.”

“Estas dolencias son típicas en trastornos de personalidad, y las mujeres maltratadas pueden reunir hasta más síntomas esquizoides o paranoides…”

Nadie es posesión de nadie porque no hemos nacido cosidos a nuestra pareja, más simple que eso, las cosas cambian y se transforman, fluctúan entre pensamientos y mentalidades que quieren vivir y ser libres, el sentimiento de vacío y angustia que siente un hombre cuando es abandonado es exactamente que el de una mujer, pero recuerden que los hombres por muy liberales que sean en el fondo siempre pensarán Posesión Mía porque en algún momento de nuestros antepasados así ocurrió. Vayamos borrando nuestros malos genes, convirtámonos en la humanidad que todos deseamos poco a poco, usemos los sentimientos, el control emocional, una firme moral y un sentimiento colaborador hacia la sociedad.

Un saludo amigos.

Admin.D

Link a enlace https://www.facebook.com/photo.php?fbid=165156383665671&set=a.110227449158565.13640.110197635828213&type=1

A través de Detective – Psicología y Criminología

945197_165156383665671_1299618597_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s