Contra el maltrato sí, pero contra las que usan un problema para venganzas personales también

mujer gritandoLa noticia que ha circulado sobre la presunta agresión del futbolista Rubén Castro a su ex pareja ya ha sido leída y comentada demasiadas veces. Probablemente sin la objetividad que este tipo de casos merece, y quizás tengamos que entonar nosotros el mea culpa por dejarnos llevar pos unos sentimientos que debemos aparcar en la puerta de entrada, antes de ponernos al mando de la redacción de este diario que pretende ser imparcial, aunque a veces nos cueste al tratar determinados temas.

Como recordarán, la joven de 24 años presentó una denuncia ante la Policía Nacional en la que relataba la manera en la que según ella había sido agredida por el deportista que usó, siempre según el testimonio de la joven, puñetazos y patadas para someterla en la calle y posteriormente la llevo arrastrándola del pelo hasta la habitación donde lo acusa de haber perpetrado la violación. Porque no nos engañemos, si lo que relata fuera cierto, estaríamos hablando no solo de un delito de malos tratos, si no de otro de violación.

Evidentemente ninguno sabemos lo que pasó con exactitud, más allá de las versiones encontradas de los protagonistas de este culebrón, pero si sabemos que la Policía Nacional ha visionado las cámaras de seguridad del establecimiento hotelero para comprobar la veracidad de la denuncia presentada por la joven en dependencias policiales.

Vaya por delante, aunque huelga decirlo, que todos y cada uno de los componentes de la redacción de este diario, estamos frontalmente en contra del maltrato, de la misma forma que se posicionan la mayoría de nuestros lectores. Pero les debemos a ellos y a nosotros mismos un ejercicio de integridad profesional haciendo un esfuerzo por mantener la objetividad que se nos exige.

Si las informaciones que de relataron como ciertas en la denuncia fueran ciertas, el jugador no merece ser llamado a la alineación de ningún equipo de fútbol donde su imagen pudiera dar ejemplo a los más pequeños. Pero si por el contrario, como podría entenderse a la vista de las declaraciones que fuentes de la investigación han facilitado a los medios, las pruebas documentales en forma de grabación demostraran que la joven accede al establecimiento hotelero por su propio pie, que saluda de manera relajada a los empleados del hotel, a los que de ser cierta la versión podría haber alertado o solicitado ayuda, y que horas después saldría por su propio pie para volver al lado del hombre al que acusa de agredirla, acompañada nada menos que de una niña que podría ser su propia hija, entonces todo desprende un extraño aroma a basura.

Si bien es cierto que el forense certificó una agresión, no es menos cierto que no encontró ni una sola prueba que demuestre que la denunciante habría sido violada. Preventivamente el Juez impuso la orden de alejamiento contra el futbolista. Nos llama la atención que la demandante declare que ha sido agredida física y sexualmente por el deportista a las 3 de la mañana y abandone el hotel para volver a su lado posteriormente acompañada de su hija, o al menos de una menor de edad a la que habría puesto inconscientemente en peligro de ser ciertas las declaraciones contenidas en su denuncia. Y nos llama poderosamente la atención que no aprovechara el momento en que sale para buscar a la menor para interponer la denuncia.

La Juez que entiende el caso verá las pruebas y decidirá si continúa con las diligencias o si decide que no hay caso, pero pensamos que en el caso de demostrarse que la denuncia no se ajusta a la realidad, la misma jueza debería actuar severamente contra la joven por usar un problema que afecta seriamente a muchas mujeres, a las que arruina su vida y las de sus familias, llegando incluso a la muerte, para practicar algún tipo de venganza personal o broma macabra.

No se merecen las mujeres que de verdad sufren maltrato que denuncias falsas empañen la lucha contra la violencia de género. Contra el maltrato hay que tener tolerancia cero, pero contra las falsas víctimas hay que actuar con la misma contundencia, por que las mujeres se merecen un trato digno en el que un Juez no tenga dudas de su versión o de su problema.

Actúe pues con contundencia la Justicia y no deje lugar a dudas de que lo hace de manera imparcial y efectiva, aunque mucho nos tememos que este caso dará mucho que hablar.

Link a enlace http://www.hombresdehonor.es/2013/05/31/contra-el-maltrato-si-pero-contra-las-que-usan-un-problema-para-venganzas-personales-tambien/

A través de Cuartel Guardia Civil De Illescas

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s