Jueces y fiscales alertan del descenso de denuncias de mujeres maltratadas

Valencia registra 600 casos menos porque cada vez hay más víctimas que aguantan las vejaciones por miedo a no poder mantenerse económicamente

La provincia de Valencia ha dado un paso atrás en la lucha contra los malos tratos. La estadística oficial de 2012 no reflejará más denuncias por violencia contra la mujer que el año anterior. La falta de dinero hace que cada vez más víctimas decidan aguantar las agresiones en vez de acudir al juzgado, a la comisaría o al cuartel.

A falta de que se publiquen las memorias anuales, jueces, fiscales y asociaciones de mujeres ya han detectado el problema. Sólo en la ciudad de Valencia habrá una disminución de unos 600 asuntos penales, según calcula José María Gómez Villora, titular del juzgado número 1 de Violencia sobre la Mujer.

Los últimos datos de toda la provincia, correspondientes a los dos primeros trimestres de 2012, arrojan un descenso del 2,3% en las denuncias, que pasan de las 6.359 de 2011 a 6.214 el año pasado.

En los asuntos civiles que se derivan de los penales el descenso será menor, tal y como confirma Herminia Rangel, titular del juzgado número 3 de Violencia. «Que bajen las denuncias supone todo un retroceso, tras el difícil avance que se había conseguido en los últimos años en concienciar a la población», subraya Gómez Villora.

Su compañera Rangel aclara que el parón en las denuncias «no significa que la sociedad haya reconocido la igualdad» entre hombres y mujeres «ni que se haya conseguido superar la violencia».

Estos dos jueces atribuyen este estancamiento de las denuncias por maltratos «a la crisis económica». También coincide en ello Susana Gisbert, fiscal de Violencia y portavoz de la Fiscalía de Valencia. Se refieren a que la falta de dinero lleva a las víctimas «a aguantar determinadas situaciones de vejaciones».

 

Repartir sueldo o subsidioextras_portadilla_0

Según Rangel, la crisis económica afecta porque, cuando hay una orden de protección -y por tanto se produce una separación-, muchas veces «hay que repartir un sueldo o un subsidio»; es decir, en las dos partes en que se divide la pareja.

Gómez Villora también opina que la causa no sólo radica en la falta de recursos, sino «en el miedo a quedarse sin trabajo». La dependencia económica con el agresor y el temor a no poder mantenerse vuelven a ser, por tanto, un motivo para ocultar la violencia.

«Hay que favorecer el empleo para las víctimas», destaca Rangel, porque las mujeres que sufren el maltrato incluso «llegan a acostumbrarse al miedo. La situación de violencia se normaliza, es entendida como algo normal».

La fiscal Susana Gisbert resume que la disminución en las denuncias se debe «a que la gente aguanta más, porque no pueden permitirse mantener dos casas o dos alquileres».

En palabras de Cándida Barroso, secretaria de la Mujer de Comisiones Obreras, cada vez más mujeres vuelven a «soportar relaciones de pareja tortuosas». Y esto hace que pueda haber más agresiones e incluso riesgo de muerte.

«Nos preocupa mucho lo que ocurre en los casos más graves», apunta por su parte Gómez Villora: de los 50 primeros asesinatos de mujeres que se produjeron el año pasado en España, sólo había siete casos con denuncia previa.

«Hay que insistir en animar a las víctimas a que pongan en manos de la Justicia las situaciones de malos tratos» en el ámbito de la pareja, añade Susana Gisbert. «Es fundamental», reitera la portavoz de la Fiscalía.

La fiscal delegada de Violencia sobre la Mujer de Valencia, Rosa Guiralt, advertía recientemente de que hay «muchos casos de auténtico riesgo de muerte en los que no se produce ninguna denuncia».

Al margen de la situación económica general, hay otros factores que influyen directamente en este paso atrás en la lucha contra la violencia sobre la mujer. «Las ayudas a las víctimas han disminuido», apunta Rangel. La juez, sin embargo, recuerda que a pesar de la mala situación económica muchas víctimas se deciden a actuar cuando el maltrato «afecta a los hijos».

«Se han eliminado oficinas de asistencia a las víctimas», lamenta Gisbert. Esto hace que haya mujeres maltratadas que lleguen a acercarse a los juzgados, pero después no acaben registrando su denuncia.

Cándida Barroso agrega otro factor: «Las campañas de seguridad vial se hacen todo el año, pero no ocurre lo mismo a la hora de prevenir las muertes por violencia contra la mujer o por terrorismo machista». En su opinión, el Gobierno tampoco actúa de forma contundente «contra la publicidad sexista, la que presenta una imagen de sumisión de la mujer».

P. HUGUET | VALENCIA.

Link a enlace

http://www.lasprovincias.es/v/20130104/comunitat/jueces-fiscales-alertan-descenso-20130104.html

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s