Acto y concepto: “la capacidad emancipadora del feminismo”

Lejos de pensar y creer que el feminismo es un acto de “rebeldía”, oposición y odio hacia los hombres, bajo mi punto de vista es todo lo contrario; el feminismo es la base de la estabilidad y equilibrio entre la igualdad pretendida y la igualdad alcanzada, es la voz unánime de mujeres para dejar calcado ese equilibrio y esa continuidad a seguir luchando por todo lo que ellas han logrado y seguirán logrando.

Bajo el concepto de feminismo hay una afianzada credibilidad por parte de los hombres que buscamos también ese equilibrio e igualdad.

Dejo el siguiente fragmento que corresponde a Nuria Valera y su libro Feminismo Para Principiantes.

Todo un manifiesto de lucha, de verdad y fiel reflejo de lo que debemos todos continuar haciendo: avanzar para la igualdad y en esa voz que alzan las mujeres unirnos también todos los hombres.

Basta ya de machismo y de confundir ideas, la mujer es mujer y el hombre es hombre, pero ambos son y serán una misma circunstancia y permanencia porque en ambos está el razonamiento de actuar en igualdad, le guste a quien le guste, esa igualdad es el principal promotor para empezar desde YA la lucha contra la violencia de género.

Laura Díaz

 

 

Cap: 1 ¿QUÉ ES EL FEMINISMO? La metáfora de las gafas violetas

Según el diccionario de la Real Academia Española el feminismo es un impertinente. Es pues según la autora todo aquello que molesta de palabra o de obra. Esto se debe a que el feminismo molesta, cuestiona el orden establecido y a quienes se benefician de él.
Como corriente nació en el siglo XVIII en Francia con los revolucionarios e ilustrados franceses que comenzaban a defender las idea de «igualdad, libertad, y fraternidad». Por primera vez se cuestionaban políticamente los privilegios de cuna y aparecía el principio de igualdad. Ellas, las que defendieron que esos derechos incluían a todos los seres humanos terminaron en la guillotina mientras que, ellos siguieron pensando que el nuevo orden establecido significaba que las libertades y los derechos (políticos, sociales, económicos…) solo correspondían a los varones.

Así el feminismo es un discurso político que se basa en la justicia, es una teoría y practica política articulada por mujeres que tras analizar la realidad en la que viven toman conciencia de las discriminaciones que sufren por la única razón de ser mujeres y deciden organizarse para acabar con ellas, para cambiar la sociedad. Partiendo de esa realidad, el feminismo se articula con la filosofía política y, al mismo tiempo, como movimiento social.
Además de impertinente es un desconocido pero sin embargo el trabajo feminista de los últimos años ha proporcionado material suficiente como para rastrear la historia escondida y silenciada.
El feminismo para la autora, ya no es entendido como algo muerto sino todo lo contrario en donde diferentes corrientes han surgido en todo el mundo hablando de “los feminismos”. Es así que uno de los perfiles que diferencia al feminismo de otras corrientes de pensamiento político es que está constituido por el hacer y pensar de millones de mujeres que se agrupan o van libres y están diseminadas por todo el mundo.

El feminismo es un movimiento no dirigido y escasamente jerarquizado y en su discurso, la reflexión y la práctica feminista, conllevan también una ética y una forma de estar en el mundo, por lo que la toma de conciencia feminista cambia la vida de cada una de las mujeres que se acercan a él.

El feminismo desde sus orígenes ha ido acuñando nuevos términos que histórica y sistemáticamente han sido rechazados por la «autoridad», por el «poder». Es por esto que la base donde se ha construido toda la doctrina feminista en sus diferentes modalidades es la de establecer que las mujeres son actoras de su propia vida y el hombre no es ni el modelo al que equipararse ni es el neutro por el que se puede utilizar sin rubor varón como sinónimo de persona. Siguiendo a Victoria Sau, «el feminismo es un movimiento social y político que se inicia formalmente a finales del siglo XVIII y que supone la toma de conciencia de las mujeres como grupo o colectivo humano, de la opresión, dominación, y de explotación de la cual han sido y son por parte del colectivo de varones en el ceno del patriarcado bajo sus distintas fases históricas de modelo de producción, lo cual las mueve a la acción para la liberación de su sexo con todas las transformaciones de la sociedad que aquella requiera». La «toma de conciencia» es imprescindible. Ésta supone darse cuenta de las mentiras, grandes y pequeñas, en las que está cimentada nuestra historia, nuestra cultura, nuestra sociedad, nuestra economía los grandes proyectos y los detalles cotidianos. Supone ver los «micromachismos» como dice Luis Bonino, a las pequeñas maniobras que realizan los varones cotidianamente para mantener su poder sobre las mujeres. Ser conscientes de que estamos infrarrepresentadas el la política, que no tenemos poder real, y ver como la mujer es día a día cosificada en la publicidad, en definitiva, ser conscientes de que nos han robado nuestros derechos y debemos aferrarnos en recuperarlos si queremos vivir con dignidad y libertad al tiempo que construimos una sociedad justa y realmente democrática, es tener conciencia de género.
En eso consiste la capacidad emancipadora del feminismo.

El feminismo es como un motor que va transformando las relaciones entre los hombres y las mujeres y su impacto se deja sentir en todas las áreas del conocimiento. Esa es la revolución feminista. No es una teoría más. El feminismo es una conciencia crítica que resalta las tensiones que encierran esos discursos que confunden lo masculino con lo universal. Su espíritu es una teoría de la justicia que ha ido cambiando el mundo y trabaja día a día para conseguir que los seres humanos sean lo que quieran ser y vivan como quieran vivir, sin un destino marcado por el sexo con el que hayan nacido. Pero también es una práctica que pretende de los hombres el fundamental acto de valor de que hay que aceptar a las mujeres como seres humanos libres, dueñas de su destino, aptas para ganarse la vida y para gozarla sin que su condición sexual se lo impida.

Nuria Varela “Feminismo para principiantes.”

feminismo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s