Nueva operación contra la pornografía de menores

La Policía Nacional realiza labores continuas de “ciberpatrullaje” en Internet

Detenidos ocho hombres por intercambiar y descargar archivos de contenido pedófilo en redes de intercambio de archivos

Uno de los arrestados tenía en su poder fotografías de niños desnudos que pertenecían a su entorno familiar y que había captado mientras los menores dormían

En la mayoría de los casos se ha comprobado que los equipos informáticos tenían instalados programas “anonimizadores” y diseñados para el borrado de archivos


26-junio-2015.- Agentes de la Policía Nacional han detenido a ocho hombres por intercambiar y descargar archivos de contenido pedófilo en redes de intercambio de archivos. En la mayoría de los casos se ha comprobado que los equipos informáticos tenían instalados programas “anonimizadores” y diseñados para el borrado de archivos. Uno de los arrestados tenía en su poder fotografías de niños desnudos que pertenecían a su entorno familiar y que había captado mientras los menores dormían.

Ciberpatrullaje

Las investigaciones se iniciaron en octubre de 2014 como consecuencia del trabajo continuo de “ciberpatrullaje” desarrollado en Internet por parte de policías especializados. En esta ocasión estas labores se han centrando en el análisis de redes de intercambio de archivos peer to peer, que constituyen el medio más utilizado para intercambiar imágenes de explotación infantil. Las avanzadas técnicas de investigación empleadas por los agentes permiten discriminar a aquellos usuarios que consumen y distribuyen importantes cantidades de material pedófilo.

Tras varios meses de rastreo se han detectado varias IP en localidades de Castilla y León desde las que se habían compartido cantidades significativas de archivos con material pedófilo. Esta información obtenida ha propiciado el desarrollo de la fase operativa de la investigación en la que se han practicado 10 registros en domicilios y procedido a la detención de ocho personas y a la imputación de otra como presuntas autoras de delitos relativos a la corrupción de menores. Los arrestos se han llevado a cabo en las provincias castellano leonesas de Valladolid (3), Burgos (3), Segovia (1), Ávila (1) y Salamanca. En las viviendas se ha intervenido una gran cantidad de equipos informáticos -31 discos duros, 920 soportes ópticos y ocho ordenadores- que almacenaban miles de archivos con contenido sexual explícito en el que aparecen menores.

Material pornográfico infantil grabado por uno de los detenidos

Entre el material intervenido destaca la existencia de varios archivos grabados por uno de los detenidos realizados en su entorno más próximo, concretamente imágenes de desnudos tomadas a sus sobrinos mientras estos dormían. También se ha observado que varios de los arrestados eran especialmente meticulosos a la hora de clasificar el material pedófilo, reseñando un pequeño resumen del contenido en el que figuraban sus preferencias para facilitar una búsqueda posterior. Del mismo modo se ha podido determinar la instalación de programas anonimizadores con los que los usuarios pretenden ocultar sus rastros en Internet para no ser identificados en las investigaciones policiales.

En este sentido, la labor desarrollada por los ciberagentes para detectar a este tipo de delincuentes resulta fundamental para prevenir abusos sexuales a menores y también para descubrir aquellos abusos que se producen en esferas privadas e íntimas, que se prolongan en el tiempo, fruto del silencio que provoca la situación de indefensión de la víctima menor de edad.

En la actualidad se está trabajando en la identificación y localización de las víctimas que aparecen en los archivos pedófilos encontrados en los dispositivos informáticos de los detenidos.

La investigación ha sido desarrollada por agentes de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Comisaría General de Policía Judicial, la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valladolid y los grupos de Policía Judicial de Ávila, Burgos, Salamanca y Segovia.

Link a enlace http://www.policia.es/prensa/20150626_1.html

policia-pedofilia--644x362-630x354x80xX-1

*Imagen de archivo.

Detenido un joven de 19 años como presunto autor de abusos sexuales a compañeras de instituto menores de edad

Gracias a las charlas impartidas por la Policía Nacional en los centros educativos

➤Aprovechaba los descansos escolares para realizar tocamientos de carácter sexual sobre alumnas que cursaban cursos inferiores del mismo centro docente

Las charlas en colegios e institutos están enmarcadas dentro del “Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos” y los principales temas abordados son las nuevas tecnologías, acoso escolar, drogadicción, violencia de género y Bandas Juveniles

Los agentes de Participación Ciudadana ofrecieron el pasado año 15.500 charlas, reuniones o actividades complementarias en más de 4.550 colegios de toda España y se mantuvieron 1.900 encuentros con colectivos y centros de mayores para informar sobre los riesgos a su seguridad y la manera de prevenirlos

Los responsables de centros educativos interesados en recibir charlas o mantener encuentros informativos con responsables policiales de participación ciudadana pueden solicitarlos a través del correo electrónico participa@policia.es

policia_n-640x640x80

Foto: En la imagen de archivo agentes de la policía del cuerpo de ciberdelitos

12-marzo-2015.- Agentes de la Policía Nacional han detenido al presunto autor de abusos sexuales a compañeras de instituto menores de edad. Las chicas, de entre 12 y 13 años, denunciaron gracias a las charlas impartidas por la Policía Nacional en los centros escolares. El joven de 19 años es el presunto autor de once delitos de abusos sexuales cometidos a alumnas que cursaban cursos inferiores del mismo instituto. Aprovechaba los descansos escolares para realizar tocamientos de carácter sexual sobre alumnas que cursaban cursos inferiores del mismo centro docente.

Denuncias gracias a las charlas informativas

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de febrero cuando la directora de un centro escolar de Castilla la Mancha puso en conocimiento de los agentes que varias alumnas habían sido víctimas de abusos de carácter sexual. El presunto autor era un chico mayor que también cursaba estudios en el mismo instituto. Las chicas se habían decidido a denunciar los hechos después de ser oyentes de las charlas informativas impartidas por agentes adscritos a Participación Ciudadana en ese centro docente en el marco del Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad de la Policía Nacional.

En las primeras pesquisas los investigadores localizaron e identificaron al presunto autor de los hechos. Éste habría abusado de hasta un total de once compañeras, todas ellas de entre doce y trece años, a las que habría realizado diversos tocamientos de carácter sexual contra su voluntad y prevaliéndose de su edad, durante los descansos lectivos. Con esa información los agentes procedieron a la detención del joven de 19 años, al que ya le constaban antecedentes por hechos similares.

Plan director

El objetivo del “Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos”, es garantizar la seguridad en recintos escolares, erradicar cualquier conducta violenta y fortalecer la cooperación policial con la comunidad escolar. En el desarrollo de este plan, la Policía Nacional establece contactos con los colegios para ofrecerles su apoyo y experiencia en casos de acoso escolar; consumo de drogas y alcohol por los menores; presencia de bandas juveniles o conductas incívicas y vandálicas; situaciones de racismo o xenofobia, y consejos ante el uso de Internet, las redes sociales y las nuevas tecnologías.

Charlas, actividades complementarias y vigilancias

Todas las actuaciones desarrolladas dentro del Plan Director se realizan a petición del propio centro escolar –o de la comunidad educativa- y están coordinadas y consensuadas con la dirección y el profesorado del centro.

Los agentes de Participación Ciudadana ofrecieron en 2014 más de 15.500 charlas, reuniones o actividades complementarias en más de 4.550 colegios de toda España y se mantuvieron 1.900 encuentros con colectivos y centros de mayores para informar sobre los riesgos a su seguridad y la manera de prevenirlos. Además de estas conferencias o charlas informativas, la Policía Nacional desarrolla también el curso pasado actividades complementarias como exhibiciones policiales, jornadas de puertas abiertas, exposiciones o concursos.

Los responsables policiales de Participación Ciudadana de la Policía Nacional, encuadrados dentro de Seguridad Ciudadana, intentan en sus encuentros con los alumnos fomentar los valores de responsabilidad, igualdad, respeto y convivencia. Les facilitan las herramientas básicas para la prevención de conflictos y para evitar el riesgo de convertirse en víctimas de determinados delitos como abusos o agresiones sexuales, acoso escolar o el acceso a contenidos inapropiados de la Red. Pero lo fundamental es inculcarles la necesidad de comunicar o solicitar ayuda a los padres y profesores ante determinados hechos que se produzcan tanto en el interior como fuera del centro escolar.

Solicitud de charlas

Los responsables de centros educativos o de otros colectivos interesados en recibir charlas o mantener encuentros informativos con responsables policiales de participación ciudadana, pueden solicitarlos a través del correo electrónico participa@policia.es.

Página oficial de la DGP-Notas de Prensa

Link a enlace http://www.policia.es/prensa/20150312_1.html

*Imagen de archivo

La voz de las mujeres

la voz de las mujeresTengo en mi casa un cuadro de Rocío Ayara, pintora y amiga. En él, una mujer subida a lomos de un tigre y con una trompeta en la boca lanza al aire una frase “Empezó así a escuchar su propia voz, diciendo lo que debía salir desde dentro”. Compré el cuadro porque me recordó a una experiencia propia. Y en este tiempo, desde que ocupa una de las paredes del salón de mi casa, he contemplado cientos de veces justo la situación contraria.

Las mujeres tenemos nuestros labios cerrados y la garganta sellada en un nudo de acero que aprisiona sentires, quereres y deseos. Contemplo a mí alrededor mujeres maduras, inteligentes, ambiciosas que permanecen en este terreno alienadas y niñas, sin capacidad de expresar con claridad qué es lo que se quiere y cómo. Incluso nos cuesta acceder a nuestras propias necesidades narcotizadas con las promesas de un mañana mejor y las suaves ondas del consumo, el amor perfecto o la paz espiritual. Y creo que hasta que las mujeres no oigamos nuestras palabras con el respeto que se merecen, hasta que no podamos comunicar sin dudas nuestra visión del mundo, hasta que no nos reconciliemos con el sonido de nuestra voz en una sala llena de gente, no daremos un paso decisivo.

La voz se nos quebró en las primeras edades a base de tragar llantos y desoír nuestras necesidades. La voz se nos quebró cuando comprendimos que no éramos importantes. Pero eso no es cierto y no tenemos que continuar viviendo como esa niña pequeña asustada e indefensa.

Preguntarnos, ¿qué quiero? ¿qué necesito? ¿cómo? e ir a por ello sin pasar por delante de los demás, con respeto pero con determinación. Respetar nuestras necesidades tanto como las de los demás es en extremo complicado, pero, de hecho, es el ejercicio en que consiste vivir. Negociación, amor, escucha, expresión, espacios, libertad, acción son palabras presentes en el arte de la Vida.

shibari, tsuri

Necesitamos expresar (que significa sacar la presión) qué necesitamos o deseamos en la Vida. Y si lo que requiero entra en conflicto con otros, habrá que dialogar, acercar posturas, ceder a veces, o que cedan por mí.

Lo que no podemos seguir haciendo es no escucharnos a nosotras mismas y acumular indignación, rabia e ira que solo nos hace daño a nosotras y a las personas que nos rodean. Una vez mi hija me pregunto:

– ¿Es que no te importa lo que siento?

Le contesté:

– No, no es eso. Lo que tú sientes me importa mucho, tanto como lo que siento yo. Así que vamos a resolver esto hablando y lleguemos a un acuerdo.

No podemos seguir cumpliendo el papel de las mujeres sin voz, sumisas, que callan y otorgan y tampoco creo en vengarnos del mundo a base de ser las primeras en todo y no atender a los demás, sobre todo a los que dependen de nosotras más directamente. Habrá que llegar a acuerdos, pero para eso, antes, tendremos que saber qué queremos y, después, comunicarlo al mundo.

Por  Mónica Felipe-Larralde

Link a enlace http://estudiosobreelutero.blogspot.com.es/2013/03/la-voz-de-las-mujeres.html

Fanpage https://www.facebook.com/pages/Estudio-sobre-el-%C3%BAtero/191642374195485?fref=ts

* Imágenes de archivo

Poder y Misoginia: “Cuando los hombres asesinan mujeres”

La muerte es la consecuencia más extrema de violencia de pareja. Estudios de homicidios femeninos (en adelante “femicidios”) con datos sobre la relación agresor-víctima pueden proporcionar información importantísima para su prevención. Si bien es cierto que un asesinato puede ser perpetrado tanto por hombres como por mujeres, las mujeres están siendo desproporcionadamente más asesinadas por sus parejas. ¿Por qué ocurre esto?

 femicidios_0

Según Russel y Harmes (2001), el concepto de femicidio designa específicamente el asesinato de mujeres por parte de hombres destacando el hecho de que cuando los hombres matan a las mujeres hay dinámicas de poder, y específicamente las dinámicas de poder que subrayan la misoginia y el sexismo.

 
«El asesinato de una mujer por su pareja es vista como femicidio porque tiene que ver con el poder y el control: los agresores no matan porque pierden el control (de ellos mismos, como la explicación del asesinato “pasional”), sino porque quieren ejercer el control sobre su pareja. Por lo tanto, uno de los síntomas de mayor riesgo de ser asesinadas es justo después de dejar a su pareja. Esto puede ser visto como una manifestación extrema de los intentos de esos hombres para hacer valer su titularidad y control de la sexualidad y la capacidad reproductiva de sus parejas femeninas.»

Con datos de 48 estudios basados ​​en la población de todo el mundo, la OMS señala que entre el 10% y el 69% de las mujeres dijeron haber sido maltratadas físicamente por su pareja durante su vida. El riesgo de maltrato por parte de los hombres comienza en la infancia y es más común si los hombres han sido testigos de la violencia entre sus padres y si han estado expuestos al abuso físico y sexual en la infancia. Después de haber presenciado o sufrido violencia doméstica en la niñez se produce más tarde una mayor aceptación de la violencia, baja autoestima, problemas de apego, y los trastornos de personalidad (Fuente: OMS).
El maltrato es más común en las comunidades donde hay un énfasis cultural en la jerarquía de género, donde hay una mayor aceptación del uso de la violencia en las relaciones interpersonales, y donde la dominación de los hombres y el control de las mujeres es considerada como legítima.

 
«Las mujeres están en mayor riesgo de convertirse en víctimas si ellas mismas aceptan una posición subordinada con respecto a los hombres (a menudo después de haber aprendido en casa por el testimonio de la violencia entre sus padres).»

Las mujeres adultas, especialmente entre las edades de 20 y 40 años, tienen más probabilidades de morir a manos de sus parejas que las mujeres más jóvenes. La diferencia de edad entre la pareja también juega un papel importante en el riesgo de femicidio, el riesgo más grande es cuando hay una disparidad de 15 años con la pareja ( Fuente: García, Soria, y Hurwitz, 2007). A menudo durante la adolescencia muchas de las víctimas se involucraron con hombres mayores. Su corta edad y la falta de experiencia les hace que sea difícil para ellas reconocer y hablar sobre el abuso y buscar ayuda cuando sus parejas son abusivas. De las adolescentes asesinadas por su pareja, el 40 por ciento eran menores de 18 años en el momento de su muerte (García et al., 2007). Factores de riesgo de femicidio incluyen el tener una pareja que está  sin trabajo y/o que se muestra altamente controladora de los comportamientos de la mujer, por lo general tienen una educación limitada y hacen uso de drogas ilícitas. La disponibilidad de un arma de fuego también aumenta este riesgo (Campbell et al., 2003). Las mujeres pobres y jóvenes están en un riesgo más alto que las demás (García et al., 2007).

 ar_2misoginia_051011
«El momento del femicidio también se asocia muy a menudo con una mujer que trataba de salir o terminar una relación, especialmente si ella había estado viviendo con su pareja, con independencia de que ella estaba casada con su pareja.»

Casi la mitad de las víctimas de femicidio por parte de su pareja se había presentado en los servicios de salud en el año anterior a su muerte. Algunas pueden haber tenido lesiones directamente como resultado de abuso físico, pero más a menudo las visitas estaban relacionadas con sentirse saludable o las preocupaciones de abuso de sustancias y salud mental. Existe evidencia de que la vida de las mujeres maltratadas pueden llegar a estar más a resguardo si el médico identifica el abuso y proporciona alguna intervención (Sharps et al., 2001). De acuerdo a ese mismo estudio, la mayoría de las víctimas habían sido maltratadas por su pareja (66%) y habían acudido a las agencias de cuidado de la salud, ya sea por lesiones o problemas de salud física o mental (41%).

 
«El maltrato es conocido por ser más frecuentes durante el embarazo, especialmente en un embarazo no planeado.»

Los estudios han demostrado que la incidencia de maltrato varía de un 3 a un 19% de las mujeres embarazadas, con mayor incidencia entre las mujeres menores de 20 años (Sharps, Laughon, y Giangrande, 2007). Las mujeres maltratadas tienden a recibir atención prenatal, pero pueden ser más propensas a presentarse a finales del embarazo. Las citas médicas de control prenatal a las que faltan pueden ser una bandera roja que advierte sobre la ocurrencia de violencia (Sharps et al., 2001).

«El homicidio es la primera causa de muerte materna en el embarazo (García et al., 2007).»

Casi todos los casos de femicidio habían implicado algún tipo de abuso durante la relación. Esto puede variar desde el acecho y el control de comportamientos por parte de la persona que abusa, hasta a amenazas con un arma y violencia física que requiere tratamiento médico. En los estudios sobre intentos de femicidio, las víctimas a menudo no sospechaban que sus vidas estaban en peligro (Nicolaidis et al., 2003). Los esfuerzos para reducir el riesgo de femicidio que se dirigen sólo a las mujeres que buscan ayuda por problemas relacionados con la violencia pueden pasar por alto las posibles víctimas.
Los estudios han demostrado que las intervenciones durante el embarazo pueden reducir la violencia hasta un año después del parto (Sharps et al., 2007). Es una práctica habitual la recomendación de las asociaciones médicas y de enfermería profesional el detectar el maltrato durante el período perinatal.

Las pacientes que son atendidas en varias ocasiones en el transcurso del embarazo son una “audiencia cautiva” en un momento clave en su vida cuando el maltrato puede ser evidente o puede intensificarse. Los estudios han demostrado que las pacientes no se sienten ofendidas por las preguntas sobre el maltrato y violencia en la pareja (Furniss, McCaffrey, Parnell, y Rovi, 2007). Hay varias opciones, incluyendo entrevistar a una paciente directamente o que esta complete un instrumento de evaluación. Un estudio reciente realizado por MacMillan et al. (2006) demostró que las pacientes preferían las encuestas escritas que el “cara a cara”. Sin embargo, la tasa de maltrato en la pareja parecía menor de lo esperado entre las encuestadas por escrito, aumentando las preocupaciones acerca de su utilidad.
Es muy importante la detección temprana de violencia intrafamiliar, pues ya es bien sabido que existe una relación significativa entre la violencia intrafamiliar en la infancia y la posterior violencia con la pareja.

 
«Garantizar la paz en la sociedad debe comenzar por asegurar la paz en las relaciones entre dos individuos. Si no podemos cultivar relaciones cordiales en el nivel de dos personas, puede ser difícil extender las relaciones cordiales con la sociedad en general.»

La paz en la sociedad debe comenzar por la paz en el hogar y en una relación. Debe haber mejores maneras de ver nuestras diferencias o resolver nuestros problemas en una relación que recurrir a la violencia, maltrato y asesinato.

→Autor: Alexis Rebolledo/HYPOTHESIS

Link a enlace http://www.entretantomagazine.com/2013/11/19/poder-y-misoginia-cuando-los-hombres-asesinan-mujeres/

La Policía Nacional detiene a 12 personas por distribuir pornografía infantil en Internet

Todas las detenciones se han llevado a cabo en la provincia de Alicante

A uno de los arrestados se le ha intervenido material producido por él, en el que se aprecia como abusó sexualmente de dos niñas de su entorno familiar

Otro de los detenidos se ofrecía en la Red como canguro para el cuidado de niños y trabajaba con menores como monitor de distintas actividades

Entre los arrestados se encuentran monitores de tiempo libre, contables, profesores, obreros, camioneros e incluso un jubilado de 71 años

DOS NIÑAS RESCATADAS Y DOCE DETENIDOS POR INTERCAMBIAR PORNOGRAFÍA INFANTIL

operación_Cuerpo-Nacional-de-Policía1

Agentes de la Policía Nacional han detenido en distintas localidades de la provincia de Alicante a 12 personas por tenencia y distribución de pornografía infantil. A uno de los arrestados se le ha intervenido material producido por él mismo, en el que se aprecia como abusó sexualmente de dos niñas de su entorno familiar. Otro de los detenidos se ofrecía en Internet como canguro para el cuidado de niños y trabajaba con menores como monitor de distintas actividades.

“Ciberpatrullaje” contra la explotación sexual de menores

La operación policial se inició en febrero de 2014 como consecuencia de las labores de “ciberpatrullaje” realizadas por agentes especializados en la investigación de actividades relacionadas con la corrupción de menores. En concreto, se realizan rastreos sistemáticos de las redes de intercambio de archivos, con el objetivo de evitar la proliferación de pornografía infantil en Internet. Las avanzadas técnicas de investigación utilizadas por los policías en este campo permiten discriminar a los usuarios de este tipo de redes que consumen y distribuyen grandes cantidades de material de explotación sexual de menores.

Gracias a estas labores de búsqueda, se ha podido localizar y detener a 12 individuos en diferentes localidades de la provincia de Alicante. Entre los arrestados se encuentran monitores de tiempo libre, contables, profesores, obreros, camioneros e incluso un jubilado de 71 años. Además de los arrestos, se han practicado 14 registros domiciliarios que han permitido intervenir una gran cantidad de material informático y miles de archivos pornográficos con contenido sexual explícito protagonizados por menores.

Un arrestado por abusos sexuales a niñas de su entorno

Entre el material incautado destaca la existencia de varios archivos grabados por uno de los detenidos en su entorno más próximo. A este sujeto, además de la tenencia y distribución de pornografía infantil, se le imputó un delito de abusos sexuales a menores, debido a que se hallaron en sus equipos informáticos imágenes de sexo explícito de dos niñas familiares suyas. También se encontraron en su poder grabaciones con cámara oculta, realizadas en la vía pública, de menores a las que seguía para fotografiar distintas partes de su anatomía. Esta modalidad de imágenes, obtenidas sin que la víctima perciba que está siendo fotografiada, es conocida en Internet como “candid”.

A raíz del análisis del material intervenido, los agentes pudieron comprobar que otro de los detenidos era una groomer que se ofrecía por Internet como canguro para el cuidado de niños. Además se da la circunstancia de que este mismo individuo, trabajaba como monitor de distintas actividades dirigidas a menores. A todo lo anterior hay que sumar que trataba de contactar a través de la Red con menores, empleando técnicas de grooming, bajo distintas personalidades virtuales para ganarse la confianza de los niños y conseguir un acercamiento.

Este tipo de delincuentes van reduciendo sus relaciones sociales en el mundo real, creándose su mundo protagonizado por sus impulsos sexuales y debilitando sus barreras sociales, quedando fuera de control de agentes externos.

En los registros practicados se han intervenido 36 discos duros, 8 ordenadores portátiles, 19 pen-drive y 13 teléfonos móviles. Material que está siendo analizado por los ciberagentes con la finalidad de identificar y localizar a nuevas posibles víctimas de abusos o acoso sexual. La operación ha sido desarrollada por agentes del Grupo de Delitos tecnológicos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Alicante y Unidad de Investigación Tecnológica de la Comisaría General de Policía Judicial.

*Imagen de archivo

Página oficial de la DGP-NOTAS DE PRENSA

Link a enlace http://www.policia.es/prensa/20150122_2.html

Cómo actuar ante el depredador emocional

Por: Gema Sánchez Cuevas

Las víctimas de los depredadores emocionales a la hora de defenderse tienen tentaciones de recurrir a los mismos procedimientos que utilizan su agresores para contraatacarles, pero a menudo no tiene efecto alguno, no solo porque la víctima sea totalmente diferente a su agresor, sino porque éste ha sabido instalar muy bien en la víctima la incapacidad de actuar, al menos temporalmente. Incluso no es  para nada aconsejable. Por ello, vamos a intentar proporcionaros algunos consejos sobre cómo actuar en estas situaciones, siendo uno de los principales recursos la ley.

article_13670791375

 ¿Qué podemos hacer?

-Identificar el proceso de depredación emocional.

Una de las primeras cosas a tener en cuenta, es que la víctima debe identificar el proceso de depredación emocional, que consiste en hacerla cargar con toda la responsabilidad y culpabilidad del conflicto. Para ello, hay que echar a un lado la culpa e ir abandonando la posición de tolerancia, reconociendo que alguien al que ha amado o ama, presenta un posible trastorno de personalidad o trastorno psicológico, que es peligroso para ella, y ante el que tiene que protegerse.

Si la víctima en algún momento renuncia a entrar en el juego de su agresor, provocará en éste un aumento de la violencia, que lo llevará a cometer errores y equivocaciones. Por ello, es importante apoyarse en las estrategias del agresor, para hacerlo caer en su propia trampa, pero no llevándolas a cabo, sino comprendiendo sus tácticas y su modo de funcionamiento. Sabiendo que uno de sus objetivos finales es transformar a la víctima en una mala persona, consistiendo la única victoria en no volverse como él y no responder con agresividad.

-Dejar de justificarse

Es importante tener este mensaje en mente cuando nos encontremos ante un depredador emocional. Es verdad que la víctima tendrá ganas de justificarse, ya que el discurso del agresor se encuentra plagado de mentiras, pero las explicaciones y justificaciones solo conducirán a atascarse más en ese momento. Utilizando el depredador todos los errores e imprecisiones que su víctima ha cometido, en su contra, aunque hayan sido con buena intención. Por lo tanto, es mejor el silencio, ya que cualquier cosa que hagamos o digamos puede volverse en nuestra contra.

Si nos encontramos ante un momento de separación, el proceso de acoso se podrá desarrollar por teléfono o por cartas, emails… de contenido ofensivo. Para ellos se recomienda si es posible cambiar de número o de correo, filtrarlos o habiendo una tercera persona que nos ayude, y sea esta quien intervenga, ya que si es de nuevo la víctima la que responde, puede volver a sumergirse en el proceso de depredación emocional, desestabilizándose su proceso de separación e independencia.

-Actuar

En la medida en que el proceso mental de separación vaya progresando, y la víctima se encuentre con fuerzas y resistente, puede cambiar de estrategia y actuar firmemente, sin temor al conflicto. Aunque como ya dijimos anteriormente, en un principio provocará el aumento de las agresiones y provocaciones por parte del depredador. Pero llegará a desenmascararse. La crisis permitirá que la vida de la víctima vuelva a renacer.

-Resistir

Es importante saber que para resistir psicológicamente hay que contar con algún tipo de apoyo, que sea capaz de devolver a la víctima la confianza en sí misma que ha estado perdida. Pero hay que tener en cuenta la neutralidad de la persona que consideramos nuestro apoyo.

Los apoyos válidos son los que se contentan por estar al lado de la víctima, disponibles cuando ésta los necesite, sin emitir juicios o dejándose engañar por los reproches y manipulaciones.

Además, es recomendable acudir a profesionales (psicólogos, psiquiatras, etc.) para que nos ayuden a reestablecer nuestro bienestar y autonomía personal, así como a recuperar nuestra confianza y hacer frente a nuestros miedos.

-Intervención de la justicia

Puede ocurrir que una crisis o un conflicto de este tipo solo puedan resolverse con la justicia. Sin embargo, en estos procesos es necesario la aportación de pruebas, y es esto donde suele haber más complicaciones, porque las humillaciones, desprecios, insultos y ofensas son difíciles de demostrar, a menos que haya un tercero cuando ocurran, pudiendo ser éste la clave. También se sugiere conservar todos los documentos escritos que puedan ser reconocidos como pruebas.

Es un proceso arduo, y lleno de incertidumbre, ya que hay muchos jueces que se muestran desconfiados por temor a que se los manipulé también ellos.

Quizás el único medio para proteger a la víctima sea el establecimiento de unos rígidos mandamientos judiciales y la evitación de cualquier contacto entre las partes. Siendo, finalmente asunto de la justicia la adopción de las medidas de protección más adecuadas para evitar el resurgimiento de la relación de depredación emocional.

Gema Sánchez Cuevas

Imagen cortesía de Stanislav Novak

Fuente: lamenteesmaravillosa.com/

Link a enlace http://lamenteesmaravillosa.com/como-actuar-ante-el-depredador-emocional/

Hombres feministas: la revolución pendiente

El proceso implica deconstruir al “machista interno” que cada uno de los hombres reconoce en sí.

cdf4dfdb1616f501abf77aac8a4e2e37

Foto (Jesús Espinosa): + Rueda de hombres de AHIGE, Asociación de Hombres por la Igualdad de Género de España, en octubre de 2014, en apoyo a la campaña Lazo Blanco, originada en Canadá hace 25 años.

Por: Verónica Pereyra Carrillo

Se los ve, ruidosos y apasionados, en manifestaciones públicas en días dedicados a la lucha feminista (8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, o incluso el 25 de noviembre, Día Mundial por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres).

Acuden en multitudes a marchas de movilización en pro de los derechos de las mujeres, contra la violencia de género y los feminicidios, a favor del aborto libre y gratuito.

Algunos se visten con faldas, en abierta provocación a la estética tradicional, otros son más formales, pero todos, todos, cantan consignas tradicionalmente coreadas por grupos de mujeres feministas radicales; son cada vez más visibles en las redes sociales, en particular, en Facebook. Son hombres feministas…

¿Quiénes son estos hombres? ¿Puede un hombre ser auténticamente feminista? ¿O se trata de una contradicción per se, desde lo teórico y en la práctica?

Desde hace siglos, la humanidad ha sido testigo del accionar y el pensamiento de (escasos) hombres solidarios con los derechos de las mujeres. Cada vez más claramente, aunque de manera individual, han surgido intelectuales, políticos y artistas que han denunciado la desigualdad de género y apoyado en foros públicos el discurso reivindicativo feminista. Citemos unos pocos ejemplos conocidos de los últimos siglos: Condorcet, John Stuart Mill, Bernard Shaw, Edward Carpenter, Adolfo González Posada, Frederick Douglass, Santiago Valentí Camp, W. E. B. Du Bois o Henrik Ibsen. Recordemos que las sufragistas del mundo contaron con el apoyo de (todavía escasos) hombres, quienes incluso sufrieron cárcel por el solo hecho de colaborar con estas mujeres. Ya a finales del siglo XX y al margen de la actividad política o artística, encontramos a teóricos de vanguardia como el psicoterapeuta hispanoargentino Luis Bonino o, más recientemente, el jurista español Octavio Salazar.

Es recién en la década de 1990 cuando estos hombres pro feministas comienzan a superar la acción individual y se organizan en asociaciones, colectivos, círculos, redes, etcétera. Surgen, entonces, agrupamientos bajo nombres hasta ahora inusuales como Colectivo de Varones Antipatriarcales, Asociación de Hombres Igualitarios o, lisa y llanamente, Hombres Feministas.

Jesús Espinosa Gutiérrez, militante de AHIGE (Asociación de Hombres por la Igualdad de Género de España), nos comparte: “En AHIGE no nos identificamos como feministas y, en cambio, preferimos hablar de hombres igualitarios porque consideramos que el feminismo o la lucha feminista es exclusiva de las mujeres. En este sentido, nosotros solo podemos apoyar las iniciativas (puntuales o programáticas) propuestas por los grupos de mujeres feministas”.

Las denominaciones de estos grupos de hombres varían dependiendo del país y del objetivo que persiguen. En Argentina y Uruguay, se habla más de “varones antipatriarcales” (contra un sistema social que privilegia a los hombres) mientras que, en España, encontramos asociaciones o colectivos de “hombres igualitarios” (o por la igualdad) o “feministas” cuyo fin es promover la participación de los hombres en los avances por la igualdad de género. Asimismo, existen agrupaciones de hombres en torno a las “masculinidades”, cuyo propósito central es la reflexión sobre las nuevas formas de ser hombre, alejándose del machismo y el discurso tradicionales.

Párrafo aparte merece la campaña Lazo Blanco, originada en Canadá en 1990, pero que cuenta con sedes en diversos países del mundo y reúne a hombres con el objetivo de “implicarlos en la lucha contra la violencia contra las mujeres, contribuir a romper el silencio masculino sobre el tema, y que los varones se pronuncien públicamente en el rechazo a la violencia e invitarlos a cambiar los modelos machistas y los comportamientos personales machistas, que están en la base de la violencia de género” (discurso de apertura de la campaña Lazo Blanco en España, por Luis Bonino).

Con una excelente capacidad organizativa y de acción política, así como un manejo intenso de los recursos de la informática y gran cantidad de militantes activos, estas asociaciones establecen alianzas y redes cada vez más amplias, en un movimiento cada vez más extendido en el mundo entero.

A grandes rasgos, estos grupos de hombres desempeñan sus actividades en tres líneas de pensamiento y acción:

  1. La reflexión individual y colectiva sobre una nueva forma de ser hombre, actuar, sentir, manifestarse, en resumen, de vivir la condición masculina.
  2. La promoción de igualdad de género a fin de construir relaciones igualitarias con las mujeres y otras identidades de género.
  3. El apoyo de las reivindicaciones de la agenda feminista.

El proceso de reflexión implica necesariamente identificar y deconstruir al “machista interno” que cada uno de estos hombres reconoce en sí, como resultado de haber crecido en una sociedad profundamente patriarcal. El objetivo final es lograr una revolución interior que ha quedado pendiente en la gran mayoría de los procesos de avance social: construir un hombre nuevo, capaz de renunciar a sus privilegios, en razón de un imperativo ético y para optar por relaciones más sanas, justas, felices y libres de violencia.

Entusiasman la propuesta y las acciones. Sin embargo, numerosos grupos de mujeres observan con escepticismo este “feminismo masculino”. En primer lugar, la congruencia entre las declaraciones públicas, por un lado, y la realidad personal, por otro, pareciera ser el gran desafío.

María (nombre ficticio) nos relata: “Mi marido es un ’feminista’ conocido globalmente, alto funcionario de una institución internacional. Desde hace décadas, imparte conferencias sobre los derechos de la mujer; aparece en televisión, periódicos y revistas, abogando por el fin de la violencia contra las mujeres. Su discurso es realmente convincente, como si se estuviera frente a la reencarnación de Gandhi o una versión masculina de Simone de Beauvoir. Sin embargo, este ‘feminista’ fue feroz cuando nos abandonó a mí y a nuestros hijos: ejerció todo su poder económico y legal para hacernos vivir en terror constante. Durante el primer año amenazó con quitarme a los niños, dejarme sin visa, sin apoyo económico, etcétera. Soy escritora y traductora; desatendí mi carrera profesional para dedicarme por décadas a apoyar la suya, confiando en que él era un hombre de convicciones éticas y feministas, incapaz de este tipo de violencia. Todavía no sabemos cuándo terminará este acoso, este despojo de los derechos más fundamentales. Hay una incongruencia monstruosa, entre su discurso público y su vida privada. El eslogan que corean los grupos feministas es ‘lo privado es público’ porque es en el ámbito privado donde se comprueba si un hombre es realmente feminista o si solo utiliza el feminismo como trampolín para una carrera profesional. Si no se es feminista en casa, con la familia, con la pareja, con los hijos, no se es realmente feminista. Lástima”.

De igual manera, en determinados círculos feministas, las agrupaciones de hombres igualitarios son vistas con escepticismo, tanto desde lo privado (desafortunadamente, la situación personal de “María” no es un caso aislado, ni siquiera es el más extremo) como lo público. “Ya no hablemos de las incoherencias de los que llamamos peyorativamente ‘progres de boquilla’ o ‘machirulos de izquierda’ en su vida personal: hacen la revolución feminista en la calle, pero en sus casas relegan a sus mujeres a tareas y lugares subalternos. Hablemos también de los espacios públicos que algunos de estos varones han copado en instituciones nacionales e internacionales dedicadas a la promoción de las mujeres; hablemos de la agenda feminista que intentan liderar. Muchos han visto el filón político y hasta económico del feminismo y se acoplan solo para lucrar. Eso es todo”, nos comenta Elsa M. G., de Femen Rusia, en declaraciones que solicita sean tomadas estrictamente como opiniones personales.

Lo cierto es que, con luces y sombras, con desgarradoras incongruencias, con honestidad, convicción y valentía en diverso grado, con largo camino que recorrer, en círculos de hombres o en el seno de grupos feministas mixtos cada vez más numerosos, estos hombres pro feminismo son esenciales en la construcción de un nueva sociedad, basada en el equilibrio de poder, la justicia y el respeto. Así lo comprenden otras tantas agrupaciones de mujeres o incluso la ONU, con la campaña ELporELLA (HeForShe), lanzada por la actriz británica Emma Watson e inaugurada recientemente en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. Resuenan, entonces, las palabras de Alexander Ceciliasson, militante del partido sueco Iniciativa Feminista (FI): “Yo me llamo feminista. Me emociono por asuntos feministas y por la lucha por la igualdad. Soy un hombre blanco, heterosexual y sin discapacidades. (…) [existen] dos tareas fundamentales por cumplir en la lucha feminista: uno, retroceder y callarnos y dos, hablar con otros hombres”.

Por: Verónica Pereyra Carrillo

Imagen: Jesús Espinosa

Verónica Pereyra Carrillo es comunicadora y consultora internacional de diversos organismos de la ONU y organizaciones no gubernamentales

Fuente: http://nwnoticias.com/

Link a enlace http://nwnoticias.com/#!/noticias/hombres-feministas-la-revolucion-pendiente

Esta entrada fue publicada en 21 enero, 2015. 1 comentario